jueves, 2 de octubre de 2008

Saldremos a la lluvia

Esta noche es el concierto de Manolo García en el Pabellón Anaitasuna de Pamplona. Ahí estaremos, y saldremos a la lluvia.

Aquí pongo unos fragmentos de una entrevista hecha por ADN, que me han gustado especialmente.

[...]"Yo hago canciones para exorcizar mis demonios, sacar mis disparates, mis quimeras, lo que llevo dentro. Pobre del que pierde la curiosidad y la inocencia, porque será un individuo con pies de barro. Si vivo en una sociedad que no me satisface, me quejo. También hago alabanzas...

Como las que dirige al medio ambiente.

Sin la madre naturaleza no somos nada, Y, si no hacemos nada para remediarlo, naufragará. No soy científico pero veo que hay algo que no funciona. No puede ser que un 20% del mundo viva de forma confortable y que el resto esté sumido en la prehistoria del hambre, de la enfermedad. Todo el mundo se tiene que ganar la vida, pero no destrozándolo todo.
[...] No es una jodida moda, es una necesidad de alerta.

Sus canciones también hablan de soledades. ¿Cree que el individualismo de occidente traspasa los límites de lo razonable?

El estrés y la depresión están ligados al consumismo. Ese modelo de vida de urbanita autosuficiente, egoísta, yo, mí, me, conmigo, genera soledad, desarraigo, relega a la familia los lazos afectivos, valores como la lealtad. Te venden que con un móvil eres libre... y una mierda, eres un esclavo porque te crean una necesidad.

Dijo en una ocasión que la felicidad está en las cosas como compartir mesa frente al mar...

Sí. Estar con los amigos, de tertulia, en el bar... me gusta sentir con la piel, con los sentidos, con lo palpable, con la mirada... no con un pedazo de plástico (por el móvil). La vida está impregnada de poesía, aunque sea un día duro. Yo soy luminoso y diurno."


2 comentarios:

troyana dijo...

Ay! Manolo siempre ha sido mi heroe, un heroe humano,humilde y sencillo,ésa es la sabiduría que me seduce, totalmente alejada de la prepotencia y el absolutismo.
Un saludo!

Thabitha dijo...

Troyana.
Ha sido algo increíble. Nunca había visto a nadie entregarse como él al público. Cantar desde abajo, al lado tuya. Y qué directo... me dejó alucinada.
Y como bien dices, humano, humilde pero sobre todo muy muy cercano. Y dejándose la piel por su gente.