martes, 13 de abril de 2010

Despertar



Amanece mientras bebo el café recién hecho. Ver el primer reflejo del sol en una ventana del edificio de enfrente me hace sentir que el verano está muy próximo. Escucho el despertar de una ciudad adormecida. Las parejas van juntas en el coche pero sin hablarse, ni tan siquiera mirarse. Sus ojos perdidos en un horizonte inexistente mantienen entretenidas sus mentes. “¿Habré apagado la cafetera?”, “Voy a llegar tarde a la reunión de las 9”, “¿Por qué se ha levantado de tan mal humor? ¿Habré hecho algo?”.

La ciudad recibe a sus habitantes con los primeros rayos de un sol que intenta calentar los corazones fríos. El ritmo acelerado del reloj comienza la cuenta atrás, hasta el momento en el que el sol deje paso a su hermana luna para terminar un día más.

Atascos, prisas y malas caras dominan a la gente cansada de la monotonía de sus vidas. Desean lo que no tienen, tienen lo que no desean. Y pensando en lo que les falta, dejan de vivir el presente...

7 comentarios:

LU dijo...

Triste, muy triste, pero tal cual.

Antero dijo...

...así día tras día y cuando nos queremos dar cuenta solo nos acordamos del pasado.

Valoremos lo que tenemos, disfrutemos del momento que vivimos

saludos

Thabitha dijo...

El primer paso es verlo. El segundo... Cambiarlo!!
Biquiños para l@s dos!

JOSU dijo...

Tu relato-reflexión, me ha traido a la mente, no se bien el por qué, una canción de Silvio, "Y Mariana". Hacia mucho que no oia a Silvio y he sentido necesidad...¡Que cosas!Me ha vuelto a emocionar.

Y Mariana
Siempre hay quien quisiera ser distinto,
nadie está conforme con lo que le tocó.
El de edad quisiera ser un niño
y el rapaz se raspa sus pelusas en flor.
Los que nada tienen quieren algo,
los que tienen algo quieren todavía más.
Para pretender el mundo es largo,
para conformarse se inventado el jamás.

Un señor quisiera ser mujer
y una chica quiere ser señor.
Hasta Dios sueña que es un poder.
Y Mariana quiere ser canción.

La tolerancia es la pasión de los inquisidores.
El buen ladrón quisiera no tener que robar.
Le deben al silencio la voz los ruiseñores.
La eternidad no es más que un truco
para continuar.

La libertad sólo es visible para quien la labra
y en lo prohibido brilla astuta la tentación.
Nacer a veces mata y ser feliz desgarra.
¿A quién acusaremos cuando triunfe el amor?

Un señor quisiera ser mujer
y una chica quiere ser señor.
Hasta Dios sueña que es un poder.
Y Mariana quiere ser canción.

Aqui Silvio explica el origen de la canción y la canta...
http://www.youtube.com/watch?v=vUVm7WCsbWM

Thabitha dijo...

Josu: Gracias por recordarme esta canción tan hermosa de Silvio.
Un saludo

troyana dijo...

Ays,si es la teoría la sabemos,pero luego en la práctica se nos olvida,aferrarse al presente,valorar lo que tenemos,ignorar lo que nos falta.
bss

Li..* dijo...

Hermoso presente.