lunes, 24 de marzo de 2008

En el Valle de Elah

‘En el Valle de Elah’ es una película sobre la realidad de una guerra que, a pesar de haber terminado ya, se está viviendo aún, y cuyas consecuencias seguirán apareciendo a lo largo de los años.

El director y guionista de esta película, Paul Haggis, nos enseña el otro lado de la guerra de Irak. El veterano de guerra Hank Deerfield comienza a buscar a su hijo, un soldado recién llegado de Irak y que se ha ausentado de la base sin permiso. Durante su búsqueda irá descubriendo lo que su hijo ha vivido en la guerra y en lo que ello le ha convertido. Soldados que van a una guerra cruel, llena de injusticias y barbaridades. ¿Qué pasa si ves un muerto, al día siguiente otro, al siguiente matas a alguien, y al siguiente también...? ¿Qué pasa si te acostumbras a ver crueldades y violencia? O puede contigo y te vuelves loco, o acabas acostumbrándote tanto que pierdes la capacidad de distinguir qué está bien o mal y pierdes los escrúpulos. Ambas cosas vienen a ser lo mismo. Son soldados con un conflicto interior tan grande después de lo que han vivido, que necesitan encontrar una salida, sea como sea.

Paul Haggis nos muestra estas consecuencias. Hank Deerfield descubre la degradación del ejército actual, un ejército en el que ha metido a su propio hijo quien llega incluso a pedirle que por favor le saque de ese infierno.

A través de imágenes de móvil que grabó su hijo, Hank va descubriendo poco a poco, algo incompleta, algo distorsionada, la realidad de la guerra de Irak, al igual que nosotros, a quienes poco a poco nos van llegando imágenes distorsionadas en el telediario, verdades incompletas que nos dejan entrever lo que está suponiendo esa injusta y estúpida guerra.

‘En el Valle de Elah’ es la historia de David y Goliat, un David que se enfrenta a sus temores y los vence con su honda. La lucha de todos esos soldados que intentan vencer sus miedos enfrentándose a su Goliat particular. Y solo la voz de un niño demuestra algo de conciencia al preguntar ‘¿Y por qué mandan a David a luchar si solo es un niño?’.

Es muy representativa la imagen en la que el padre ve cómo entra un nuevo soldado en la base, uno muy jovencito, con la ingenuidad y la inocencia aún en la mirada, y le mira pensando 'acabarás convirtiéndote en un monstruo, como todos los demás, como mi hijo'.

La película acaba con un grito de ayuda del padre, colocando una bandera americana al revés, símbolo de que necesitan que vayan a salvarles, porque ellos no pueden salvarse solos.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo creo que aquí se equivoca el guionista y el director. Puedes insensibilizarte contra el sufrimiento (de la población civil, de soldados que te son desconocidos) si estás en una guerra, pero nunca, nunca contra tus propios compañeros que son como tus hermanos y a quienes quieres más que a tu familia. Este tipo de reacción psicológica tan humana explica cosas como la fuerte unión que existía entre los suicidas terroristas del 11-s. Se llama "falsa fraternidad" aunque para los que la viven es auténtica.

Thabitha dijo...

Bueno, Anónimo, no sé quién se equivocó exactamente... ya que 'En el valle de Elah' está basada en hechos reales.
Así que esa 'falsa fraternidad' quizá sea más falsa de lo que crees.
Un saludo.

Viajante dijo...

Paul Haggis habla del contra natura que representa la guerra. No creo que cuando la mente es llevada a los extremos de la insensibilización a los que se lleva en todos esos conflictos (recuerdense las imágenes de la tortura que infringían los "buenos" soldados americanos en Irak) tengamos la cabeza sufieciente como para hacer distinción entre hermanos o amigos y enemigos, una mente con una moral rota borra toda barrera entre juicios de qué está bien o qué está mal. De todos modos, para mi el film es una denuncia que se mantiene tanto al nivel artístico como al argumental.

Juan Cosaco dijo...

Hmmm, alguien ha pensado en el % de suicidios entre ex-combatientes? supongo que después de amar tanto a sus brothers in arms no se guardan nada de amor propio.
Pero bueno! otra vez con spoilers!!??
:P

Thabitha dijo...

Entonces confirmado. Todos estamos de acuerdo en que la guerra perjudica seriamente la salud no? jaja.
Bienvenido Viajante!! Estoy de acuerdo contigo, la calidad artística y argumental de la película es innegable. Y la interpretación es muy buena, aunque siempre quedará el debate de si el papel de Susan Sarandon sobra o no; y Charlize Theron podría hacerlo mejor...
Saludos!!