domingo, 27 de abril de 2008

Alta Fidelidad

John Cusack en 'Alta Fidelidad'

Aún sigo haciéndome la misma pregunta. ¿Realmente elijo yo escuchar música triste cuando estoy deprimida, o es que me deprimo por escucharla? La influencia que tiene el arte en nuestros sentimientos es más fuerte de lo que pensamos...

Pero en todo este tiempo he aprendido una cosa: las ganas de cortarse las venas son directamente proporcionales a las veces que escuches a Los Secretos. Así que para contrarrestar, aquí va algo un poco más animado.



Joey Ramone - What a Wonderful World

5 comentarios:

CaO dijo...

Mmmmmm, no entiendo lo que quieres decir de las ganas de cortarse venas y de Los Secretos :D.

Un abrazo, pequeña exploradora!

Thabitha dijo...

Si no lo entiendes es que:
1. No has escuchado lo suficiente a Los Secretos.
2. Te estás haciendo la tonta ;P

Juan Cosaco dijo...

Pues yo elijo la música que escucho, cuando estoy deprimido y cuando no. De hecho, se puede elegir no estar deprimido, otra cosa es que se consiga, claro.

Antero dijo...

En su día compré el recopilatorio de Los Secretos y lo escuché en aquel tiempo bastante, la verdad es que no recuerdo mi estado de ánimo en aquellos momentos, ahora está guardadito junto a un montón de CDs de aquellos años, leyendo tu comentario creo que va a seguir guardadito ahora que mi estado de ánimo sin ser el mejor, tampoco es malo del todo

Saludos

Martín Reta dijo...

Para pensar, escuchar y pintar! http://soytuaire.labuat.com/