miércoles, 19 de enero de 2011

Las vidas posibles de Mr. Nobody


Año 2092. La humanidad es inmortal y solo queda un ser mortal sobre la tierra: Nobody, porque no sabe quién es. Su muerte se convierte en un acontecimiento mediático y periodistas se acercan a él para preguntarle cómo era la vida cuando había muerte, cómo era el amor, el sexo, las relaciones humanas, cómo se alimentaban… Ya no queda nada de aquella vida anterior.


En un intento por recordar lo que fue su vida, Nemo Nobody comienza a narrar su historia. O mejor dicho, sus historias. Nemo vivió todas las opciones, tomó todas las decisiones, o al menos en su cabeza. Nos cuenta lo que hubiera sido su vida si… no hubiera perdido el zapato de pequeño mientras corría hacia el tren, si no hubiera caído aquella gota de lluvia sobre el papel, o si no se hubiera estrellado aquel pájaro contra el cristal de su coche…

Tres niñas, tres adolescentes, tres mujeres que se cruzan en su vida. ¿Por qué elegir solo una vida? ¿Y si pudieras vivir todas ellas, tomar todas las elecciones posibles? ¿Y si pudieras vivir tu vida en distintos planos temporales? Solo así podrías saber cuál es la vida que de verdad querías vivir; habiendo conocido las otras también. Nos encontramos por lo tanto con tres Nemos distintos, con profesiones, carácter y aficiones distintas, en tres planos temporales distintos. La historia va saltando de una vida a otra sin una continuidad temporal, aunque de forma acertada. Sin embargo, en algún momento puede llegar a resultar algo confusa y con ciertas repeticiones.

A lo largo de toda la historia la pretensión del director (Jaco Van Dormael) es la de provocarnos una serie de emociones y formular preguntas que se queden en estado latente en nuestras cabezas. Todo ello a través de unas imágenes de gran belleza, acompañadas por una banda sonora muy acorde a cada momento.

Es una historia contada de una forma nada tradicional, en la que se mezcla lo real y lo imaginado hasta confundirnos y no saber qué es lo que realmente ha pasado y qué lo que está dentro de la imaginación del niño o del anciano Nemo. Destruye el concepto de espacio-tiempo para no poner límites a la historia y así poder vivir todas las opciones posibles. Aunque al final, solo una será la elegida.

“No podemos volver atrás, por eso es tan difícil elegir. Tienes que tomar la decisión correcta. Mientras no elijas, todo sigue siendo posible”




2 comentarios:

Sergio dijo...

Interesante película e interesante perspectiva de la vida. Yo sinceramente, me quedo con una con sus devenires, indecisiones y aciertos, que ya cuesta saborearla. Por eso mismo, no hay que desperdiciarla.
Buen blog. Te agrego a favoritos.

Thabitha dijo...

Gracias Sergio! Bienvenido a la Estepa. Encantada de conocerte.