miércoles, 5 de febrero de 2014

El mundo al revés

El mundo ha cambiado y no sabemos si alguna vez volverá a ser lo que era. O quizá sea mejor que no lo vuelva a ser…

Los sueldos ya no suben, sino que bajan. Los que están arriba siguen robando sin excepción mientras que los que están abajo intentan sobrevivir a esta ciclogénesis explosiva de corrupción. Nuestros principios se han ido al final. Y nuestros valores de han devaluado. Hemos perdido el camino que nos guiaba y, ante la incertidumbre, cerramos los ojos, aguantamos la respiración y esperamos a que una luz nos guíe. Pero esa luz ha subido de precio y ya no puede llegar a nuestros hogares para darnos la claridad que tanto necesitamos. Y así estamos: en la penumbra, sin aire, sin valor, sin principio y sin final…

En esta situación, ¿podremos olvidarnos de nosotros mismos para poder ver más allá de nuestras narices? 


Rafa Pons - Olvídate de ti