domingo, 6 de mayo de 2007

Solaris

Continuando con las citas sobre los regresos, aquí dejo una de Solaris, de Stanislav Lem, que resulta muy sugerente (aunque esta vez, la necesidad no es de diferenciarse del resto, sino de todo lo contrario: encajar en un sitio tan diferente a ti):


"El regreso... ¿Qué significado tenía para mí? ¿La Tierra? Recordé las enormes ciudades bulliciosas, donde iría de un lado a otro, y me perdería, y pensé en esas ciudades como había pensado en el océano la segunda o la tercera noche, cuando quise precipitarme en las olas tenebrosas. Me ahogaré entre los hombres, me dije. Seré taciturno y atento, un compañero apreciado. Tendré que esforzarme en sonreír, saludar con una pequeña inclinación, enderezarme, ejecutar los miles de pequeños gestos que componen la vida en la Tierra, hasta el día en que esos gestos vuelvan a convertirse en hábitos. Encontraré nuevos intereses y ocupaciones, a los que no me daré por entero. No, nunca más me daré por entero a nada ni a nadie. Y quizá de noche miraré allá arriba la nebulosa oscura, cortina negra que vela el resplandor de dos soles. Y recordaré todo, hasta lo que pienso en este momento; con una sonrisa condescendiente, un poco pesarosa, rememoraré mis locuras y mis esperanzas. Y ese Kelvin del porvenir no valdrá menos que el otro Kelvin, aquel que estaba dispuesto a todo en nombre de un proyecto ambicioso llamado Contacto. Y nadie se atreverá a juzgarme."



3 comentarios:

Ulises dijo...

Un tal Aristóteles dijo una vez acerca de todo esto que "Al no encajar en la sociedad, el hombre es una bestia o un dios". Que quereis, encajar, o arriesgaros a llegar a ser un Dios.. o a caer en verse convertido en una bestia?
Solaris es un libro genial, una verdadera joya. Hasta pronto

Thabitha dijo...

Yo no quiero ser un Dios, ni tampoco una bestia. Por ello he de desear encajar? Pues creo que ni siquiera encajo en esa frase de Aristóteles. A no ser que a una Loba Esteparia se le considere una bestia jaja. Espero que no.
Un saludo!

Ulises dijo...

Jejeje supongo que Aristóteles se refería a "no encajar en absoluto". Y tu encajas aunque sea un poquito en esta sociedad, de modo que tendrás esa parte de bestia-loba esteparia y también algún toque mucho mas divino pero en ningún caso será lo que te marque por completo. Sin embargo en la sociedad de hoy en día, la que axfisia al personaje de Zach Braff y la que asusta al Dr. Kelvin, creo que ya tener una personalidad propia, sea cual sea, es bastante como para sentirse ajeno. Un saludo a todos ;)
Y leed el libro, es bueno, de veras.