martes, 26 de agosto de 2008

¡Sonrían, digan Wisky!


Me gustan las fotografías que se sacan por sorpresa. Esas en las que no te das cuenta de que te están enfocando. Son fotografías espontáneas, más relajadas, que no reflejan los nervios de sentirte observado por un objetivo ni esa risa forzada.

Ayer me dieron unas cuantas fotos que, a lo largo del verano pasado y de éste, me sacaron sin que yo me diera cuenta. En todas ellas había un detalle del que casi no me doy cuenta: salía sonriendo. Yo lo vi como algo normal. Pero al parecer la gente no lo ve tan habitual... Poco después el fotógrafo me confesó que estaban manipuladas. El photoshop es capaz de alegrarle la cara a alguien. Tendré que aprender esa técnica. Habrá que aplicar photoshop a la vida.

¡Sonrían, digan Wisky!





Muyayos de Raïz - Don Sancho

5 comentarios:

Antero dijo...

También me gustan ese tipo de fotos, mucho más que cuando posas y pones cara de foto (rígida con sonrisa estúpida que queda fatal).

A ver si la próxima vez no tienen que manipular las fotos para que salgas sonriendo, los "maquillajes" para las fiestas.

Por cierto, llevo más o menos un año visitando este blog y aún no he conseguido ponerte cara

Saludos

troyana dijo...

Vaya!pues los personajes de la peli"Whisky"no los recuerdo precisamente alegres.Me gustó mucho la película hiper-realialista,aunque los protagonistas estaban devorados por los rituales que rigen la rutina,así que te deseo toda esa alegría y espontaneidad que les faltaba a los de "Whisky"·
Saludos!

Thabitha dijo...

Antero: un año ya eh? Qué rápido pasa el tiempo. Si no me has conseguido poner cara es porque no la tengo. Solo soy unos dedos en un teclado. Gracias por seguir visitando estos lares.
Troyana: Tú lo has dicho, una película hiper-realista. A mí lo que más me gustó fue que nos tuvo dos meses hablando de ella. Aunque la película te da ganas de cortarte las venas, los dos meses que estuvimos hablando de ella me divertí mucho. Efectivamente a los personajes la monotonía les ha vuelto apáticos, son personas que se dejan llevar por la rutina diaria de una vida que ha acabado con ellos, perdiendo los sueños que algún día pudieron tener.
Saludos!

CaO dijo...

A ver si me la dejas ver un día de estos, que me noto las venas un poquín largas. ¡Que nooo!!! Digo, que la veré sin atentar a mis venas. Eso sí, alguna copita de algo ya caerá.

Abrazo

Carlos Pérez Cruz dijo...

Si de cortarse las venas tras una película se trata no está de más la siguiente recomendación: "Batalla en el Cielo" de mi tocayo Carlos Reygadas. Sí, empieza con una felación explícita, pero después de verla te decantas más por el placer del suicidio.

Yo después de ver "Whisky" estuve también dos meses hablando de ella. Pero sólo utilizaba una palabra: güijki.