sábado, 6 de septiembre de 2008

Cometas en el cielo


Hace tiempo leí Cometas en el cielo, de Khaled Hosseini. Y ayer por fin vi la versión cinematográfica de la novela. Como es de suponer, recomendaré fervientemente la novela ya que, para mi gusto, la película pasa por alto elementos bastante importantes como todo el sentimiento de culpa que persigue al protagonista a lo largo de su vida, su intento desesperado por taparlo, su afán por conseguir que su padre se sienta orgulloso de él...

Esta novela ambientada en Afganistán, nos cuenta una historia sobre la miseria del corazón humano, sobre pecados, dolor, humillación y traición. Pero también sobre amor, perdón, honor... Cuando creces en un entorno lleno de odio y discriminación, la condición humana te juega una mala pasada y acabas convirtiéndote en lo que te rodea. Pero en tu mano está el cambiar eso. Es la historia de la amistad entre un niño afgano y un niño azahara, en un Afganistán lleno de prejuicios, discriminación y conflictos.

Amir luchará toda su vida por tapar la vergüenza de sus pecados, para descubrir que es imposible taparlo porque va envenenando poco a poco su alma. Solo cuando consiga saldar sus deudas con el pasado, logrará volver a hacer volar la cometa de su vida.

Es una novela capaz de engancharte desde la primera página. Llena de sentimiento y que profundiza en lo más hondo del alma humana. Una exaltación de la amistad pasando por alto cualquier tipo de condición ideológica o social.


"Diciembre de 2001. Me convertí en lo que hoy soy a los doce años. Era un frío y encapotado día de invierno de 1975. Recuerdo el momento exacto: estaba agazapado detrás de una pared de adobe desmoronada, observando a hurtadillas el callejón próximo al riachuelo helado.
De eso hace muchos años, pero con el tiempo he descubierto que lo que dicen del pasado, que es posible enterrarlo, no es cierto. Porque el pasado se abre paso a zarpazos. Ahora que lo recuerdo, me doy cuenta de que llevo los últimos veintiséis años observando a hurtadillas ese callejón desierto.

Mi amigo Rahim Kan me llamó desde Pakistán un día del verano pasado para pedirme que fuera a verlo. De pie en la cocina, con el auricular pegado al oído, yo sabía que no era sólo Rahim Kan quien estaba al otro lado de la línea. Era mi pasado de pecados no expiados. En cuanto colgué, salí a dar un paseo por Spreckels Lake, en la zona norte de Golden Gate Park. El sol de primera hora de la tarde centelleaba en el agua, donde docenas de barcos diminutos navegaban empujados por una brisa vivificante.
Levanté la vista y vi un par de cometas rojas con largas colas azules que se elevaban hacia el cielo. Bailaban por encima de los árboles del extremo oeste del parque, por encima de los molinos de viento. Flotaban la una junto a la otra, como un par de ojos que observaran San Francisco, la ciudad que ahora denomino "hogar". De repente, la voz de Hassan me susurró al oído: "Por ti lo haría mil veces más". Hassan, el volador de cometas de labio leporino.

Me senté junto a un sauce en un banco del parque y pensé en lo que me había dicho Rahim Kan justo antes de colgar, como si se tratara de una ocurrencia de última hora. "Hay una forma de volver a ser bueno". Alcé de nuevo la vista en dirección a las cometas gemelas.
Pensé en Hassan. Pensé en Baba. En Alí. En Kabul. En la vida que había vivido hasta que llegó el invierno de 1975 y lo cambió todo. Y me convirtió en lo que hoy soy."





"¡Por tí lo haría mil veces!"

3 comentarios:

troyana dijo...

Me encantó la película,hace días alguien me regaló un libro y en la dedicatoria puso:
"A pesar de las diferencias entre las personas...siempre hay algo más profundo y humano que las une"
creo que el mensaje se puede aplicar también a la amistad entre los protagonistas,no crees?
Un saludo!

Thabitha dijo...

Gran dedicatoria Troyana.
Yo he comprobado que dos personas, por muy diferentes que sean, pueden albergar una fuerte amistad. En eso consiste gran parte de la amistad ¿no? En aceptar las diferencias de los demás. El mundo iría mejor así.
Saludos!

Natalia dijo...

Me leí este libro hace un par de semanas y me encantó.