miércoles, 17 de septiembre de 2008

Reality Bites (Bocados de realidad)


Reality Bites (Bocados de realidad), dirigida por Ben Stiller, es una película sobre una generación perdida en un mundo en el que no cree encajar: la Generación X. Es una mezcla de comedia, tragedia y romanticismo, protagonizada por Winona Ryder, Ethan Hawke y el propio Ben Stiller.

La película está cargada de clichés y tiene un final de lo más previsible. A pesar de ello, nos muestra un mensaje que no debemos olvidar. La Generación X es un grupo de jóvenes que se encuentra en un mundo producto de las generaciones anteriores, un mundo en el que no tiene cabida su idealismo. Terminan sus estudios y descubren que no es tan fácil como parecía el acceder a un trabajo digno sin romper con sus ideales. Luchan por una sociedad anti-consumista, en la que puedan cumplir sus sueños sin venderse al sistema. Una sociedad en la que no tengamos que pisar al de al lado para sobrevivir. Luchan contra el American way of life, contra lo establecido por la generación de sus padres y abuelos. En definitiva, por una sociedad nueva en la que puedan encajar sus valores. Pero poco a poco irán viendo que las cosas no son tan sencillas. Los golpes irán minando sus ánimos, caerán y volverán a levantarse.

Su impotencia para cambiar el mundo se resume en la frase final del discurso de fin de carrera de Lelaina: “No lo sé”.

A veces podemos ser felices con mucho menos de lo que pensamos. Incluso cuanto más tenemos, más infelices podemos llegar a ser. “Mira Lainy, esto es todo lo que necesitamos: un par de cigarros, una taza de café y un poquito de conversación. Tú, yo y cinco pavos.”

Conforme van creciendo y van recibiendo bocados de realidad, intentarán encontrar un sentido a la época que les ha tocado vivir, intentando no ser comidos por aquello contra lo que luchan.

"Es todo tan sólo una... una azarosa lotería de tragedia sin sentido y una serie de breves evasiones. Así que obtengo placer en los detalles."

Como decía otra gran película, “Antes quería cambiar el mundo. Ahora solo intento que el mundo no me cambie a mí”. Creo que esta frase refleja a la perfección la evolución de una generación perdida en un mundo heredado.



2 comentarios:

canichu dijo...

como parte de esa generación... no sé.

El Bueno de Cuttlas dijo...

Tenía ganas de volver a ver a Winona Ryder en la pantalla grande. Desde el incidente comercial que tuvo se prodiga poco en el cine.

Un saludo, steppenwolf femenino.