martes, 3 de marzo de 2009

Dejad de quererme

Antoine (Albert Dupont), a sus 42 años, tiene una vida que cualquiera desearía. Es un hombre de éxito en su trabajo como publicista. Tiene una mujer y dos hijos que le adoran. Viven en una bonita casa a las afueras de París.

Lo tiene todo y sin embargo, un día comienza a actuar como si no tuviera nada que perder. ¿Qué puede llevar a una persona a dar un giro tan radical en su vida? De un día para otro decide plantar cara a un cliente perdiendo así un proyecto importante. Se enfrenta a su esposa diciéndole cosas que jamás se habría imaginado diciendo e incluso se vuelve menos tolerante con sus hijos. Deja de lado cualquier delicadeza y diplomacia en una reunión que le preparan sus amigos por su cumpleaños despreciando a cada uno de ellos. Actúa con reacciones desproporcionadas y sin aparente justificación.

¿Qué lleva a una persona a desear que dejen de quererle? El director Jean Becker nos muestra en Antoine a una persona que precisamente por tener tanto, ya no tiene nada que perder. Se refugia en un escudo de desprecio con el que intenta proteger también a las personas que le rodean, aunque pueda no parecerlo a simple vista. Conforme avanza la película podemos ver el giro que va dando el personaje, hasta poder entender el porqué de su extraño comportamiento.

Vivimos en un mundo donde la imagen es lo que cuenta, sin importarnos lo que ésta pueda esconder detrás. Y no nos damos cuenta de que las apariencias esconden mucho más de lo que creemos.


INTENCIONES

Para que me olvides
He borrado con paciencia
Las huellas que dejé
En el camino de tus brazos.

Me he ocupado de arrancar
Cada olor de tu deseo.

Y ahora que tan solo queda por limpiar
La trampa de tu memoria,
Voy a quemar las últimas fuerzas
En destruirte el alma.

Ana Vanessa Gutiérrez

9 comentarios:

canichu dijo...

quien lo tienen todo, en realidad siempre habrá algo que no tenga, pues al tener todo también tendrá nada.

Thabitha dijo...

Canichu: totalmente de acuerdo ;)
Saludos!

Neo dijo...

Este tipo es odioso de verdad, jaja
pero yo sé una cosa que no tenía, jaja; claro que yo he visto la peli. Gracias por la recomendación =)

Thabitha dijo...

Neo: No es odioso, no te quedes con lo superficial, hay que entenderle. Otra cosa es que lo compartas. ¿Has visto ya la de Following? Yo aún no, pero tengo muchas ganas, a ver si saco tiempo. Por el argumento creo que te gustará, así que ya me contarás.
Saludos!

troyana dijo...

La película me ha gustado precisamente por ser ese final imprevisible,justo cuando pensaba que me encontraba ante otra "Revolutionary Road",en la que el protagonista atraviesa una aguda crisis personal,se desploma ese desenlace contundente que explica su cinismo,su distanciamiento,su manera de rebelarse y cortar con todo.
Saludos!

Thabitha dijo...

Troyana: se veía desde el principio porque su cambio de comportamiento es muy exagerado. A mí el final no sé si me convence porque rompe lo que se supone que él quiere. Se explica para volver a ser querido... Por lo tanto todo lo que ha hecho a lo largo de la película, no sirve para nada al final.
Saludos!

La Dama Se Esconde dijo...

Me gustó mucho esta película y sigo a este director con mucha atención porque cada una de sus obras me gusta más y más. Si no la has visto, te recomiendo La fortuna de vivir.

Si nos fijamos un poco en los comportamientos que podemos tener en situaciones límite, nos sorprenderíamos MUCHO.

Biquiños y me pasaré por aquí otro día con un poco más de tiempo.

FabuMona dijo...

Me da pica que la peli no haya pasado, pero ni de costado por la cartelera local, tan llena de blockbusters americanos. Como consuelo, me llevo el precioso poema.
Saludos!

(acabo de descubrir tu blog por el de CaoS, y sólo espero tener más tiempo para seguir leyendo)
;?)

Thabitha dijo...

FabuMona: Las mejores películas se escapan del comercio. Hay que ir a buscarlas.
Bienvenida a esta pequeña estepa y gracias por pasar.
Saludos!